¿Hay futuro en el mercado de las apps?

facebooktwittergoogle_plusrss

La página Pocketgamer.biz ha publicado unas estadísticas que dan bastante que pensar. El punto que más nos ha sorprendido es que en la actualidad se publican cada mes día de 1000 aplicaciones nuevas en la App Store de Apple (sí, has leído bien, más de mil aplicaciones nuevas al día). De estas una gran cantidad son videojuegos (450 al día en promedio). Estas cifras permiten que nos hagamos una idea de la magnitud de la tienda de aplicaciones de Apple, y suponemos que en la Play Store de Google los números no serán demasiado diferentes ya que normalmente ambas tiendas suelen ir a la par en los principales lanzamientos de sus respectivos catálogos de aplicaciones.

Imagen de una tendencia alcista
Tal vez haya posibilidades en el mercado de las apps pero… ¿son para todos los desarrolladores?

Lo interesante del asunto es que mientras el número de aplicaciones crece sin control, el número de usuarios parece haberse estancado (al menos en los países desarrollados). En España, por ejemplo, existen actualmente más dispositivos móviles que habitantes, con lo cual es improbable que el número de usuarios vaya a crecer enormemente; y lo mismo sucede en otros muchos países del mundo. Obviamente aún quedan mercados locales en los que podemos esperar un crecimiento importante (especialmente en países emergentes), pero es posible que esto también vaya a la par con un crecimiento de las aplicaciones publicadas por desarrolladores que se encuentren en dichos países.

Así las cosas, haciendo números, es evidente que el ritmo de crecimiento del número de aplicaciones es muy superior al ritmo de crecimiento del número de usuarios. A la larga, si echamos la vista hacia el futuro, el número de usuarios va a llegar a su techo natural mucho antes de que el número de aplicaciones deje de crecer. O en términos matemáticos, el límite del número de usuarios entre el número de aplicaciones tenderá a cero a largo plazo, lo cual arroja una conclusión bastante preocupante: el mercado está saturado.

Claro que esto no va a resultar demasiado problemático para las grandes compañías de software que manejan presupuestos millonarios de marketing y que siempre serán capaces de atraer enormes flujos de usuarios a sus aplicaciones. El problema va a ser más bien para los pequeños y medianos desarrolladores que se van a ver inmersos en un gigantesco mar de aplicaciones y sin recursos financieros lo suficientemente importantes como para sacar la cabeza y llamar la atención del público. Porque no nos engañemos, aplicaciones de gran calidad hay bastantes, pero salvo excepciones es necesario empujarlas al menos en sus primeros momentos de vida a golpe de talonario si lo que se pretende es obtener un éxito de cierta consistencia.

Así que sí, futuro hay en el mercado, pero la cuestión es si ese futuro será para todos o sólo para las grandes multinacionales del sector de desarrollo de aplicaciones.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *